Carillas de composite: el mejor tratamiento de estética dental

Las carillas de composite se han convertido en la revolución para el tratamiento de estética dental. Es una técnica no invasiva y conservadora que modifica la superficie externa del diente. Se utiliza en la odontología con el fin de obturar la dentadura y dar un aspecto uniforme.

Las ventajas que trae el tratamiento son muchas. Una de ellas es una sonrisa mejorada. Sin importar las causas que hagan que los dientes sean poco atractivos, las carillas pueden resolver la mayoría de estas.

En tal sentido, si tiene manchas en el esmalte o desgaste del mismo, bien sea por edad, por uso inadecuado, predisposición genética o desigualdad en los dientes, esta técnica es la opción ideal para dar por terminado cualquier inconveniente.

 

Carillas de composite

 

Se pueden encontrar dos tipos de carillas dentales. Las de porcelana, que se elaboran de este material y son especiales para los casos más graves, como por ejemplo: falta de brillo, grietas, pronunciada separación, manchas por tetraciclina o desigualdad en las piezas.

Por otro lado, las carillas de composite se hacen a base de resina acrílica e incluyen partículas de cerámica que aportan propiedades de resistencia al material. Esta se aplica en el diente por capas, las que se endurecen mediante la polimerización con luz ultravioleta.

Es indispensable informarse acerca de las diferentes opciones, visitando a los especialistas. No es recomendable hacerlo en aquellas personas que tengan incisivos naturales funcionales y estéticamente correctos. Únicamente los odontólogos están capacitados para aplicar los métodos en cuestión.

Los cuidados que se deben tener, después de aplicado el tratamiento, son recomendados por el especialista. Generalmente se debe evitar el consumo excesivo de café, cigarrillos o algunos alimentos que modifiquen el color y la estructura de la carilla. En ocasiones se puede sugerir el uso de dispositivos protectores al dormir para quienes padezcan de bruxismo. Esta es muy común y genera desgaste en los dientes.

 

 

Advertisements

Extintor Barcelona: que no falte en ningún lugar

No siempre podemos evitar que ocurran algunos incidentes, por lo tanto, lo mejor es tomar las debidas previsiones para actuar diligentemente ante un eventual suceso, mitigando así las consecuencias negativas que se puedan generar. En función de esto, disponer de un extintor Barcelona resulta lo apropiado para enfrentarse a un incendio.

Los extintores son dispositivos muy prácticos y al mismo tiempo son bastante efectivos para controlar, hasta cierto punto, la presencia indeseada de llamas. Los hay de varios tipos, por lo cual, no es algo que podemos comprar a la ligera, su sencillez no significa que pueda hacerse una adquisición al azar.

 

Extintor Barcelona

Aunque veamos extintores en venta en algunas tiendas físicas o virtuales, lo recomendable es optar por establecimientos especializados, que cuenten con personal experto que nos den una oportuna orientación. De ser necesario, hay que concertar una cita para que evalúen los recintos en donde se pretendan usar, puesto que no aplica lo mismo para una oficina llena de ordenadores que para un área de cocina, por ejemplo.

En todo caso, son los expertos los idóneos para decirnos qué tipo de extintor, cómo se utilizan, cada cuánto requieren revisión o mantenimiento, cuidados que se deben tener, entre otros aspectos que ellos mismos consideren relevantes, como puede ser la ubicación, el gabinete apropiado y cuántos se ameritan según el tamaño del área a cubrir.

Los extintores se requieren en hogares, oficinas y negocios, incluso en los vehículos. Porque un incendio se puede presentar en cualquier parte. Si queremos preservar nuestros bienes, sobre todo, proteger a los seres vivos, es necesario hacer esta clase de inversión. Sería muy lamentable encontrarse en una situación de esta magnitud y no tener a la mano los medios para controlarla.

Hay que aclarar, que los extintores no están hechos para apagar un fuego extenso, pero permite controlar y dar tiempo a que los órganos competentes se hagan cargo del suceso. En muchos casos, sí que logran hacer una gran diferencia.